2De Nasrudín llegan a nuestro tiempo una serie de cuentos, dichos, opiniones, anécdotas y uno de los compiladores de esa rica tradición oral, quizá el más destacado, ha sido Idries Shah. ¿Quién no conoce, por ejemplo, la anécdota del viejo sufí que una noche a cuatro patas daba de vueltas a una lámpara encendida en mitad de la calle y cuando le preguntan: ¿Qué haces?, responde: Perdí mi anillo allá en lo oscuro. ¿Y por qué la buscas aquí? Porque aquí hay luz. Es una instantánea, como muchas de Nasrudín, que es absurda a primera vista y hace sonreír; pero luego de un rato se va generando la impresión, al menos me pasa a mí, de que no es tan absurda, pues si acaso existe alguna posibilidad de encontrar el anillo es porque éste allá rodado hasta el círculo de luz.

El artículo completo, aquí.